Contaminación y salud infantil en México


De acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen en el mundo más de 600 millones de niños menores de cinco años y cada año mueren más de 3 millones por causas y afecciones relacionadas con el medio ambiente.

La contaminación del agua, el aire, la ausencia de sanidad, los riesgos por exposiciones prolongadas a químicos y tóxicos, la radicación ultravioleta, así como los ecosistemas degradados, son factores del medio ambiente que ponen en riesgo a millones de niños en todo el planeta y México no es la excepción.

La OMS estima que unas 7 mil personas mueren cada año en nuestro país a consecuencia de la contaminación atmosférica. De hecho, un estudio realizado por expertos mexicanos y estadounidenses concluye que la contaminación atmosférica de la ciudad de México afecta el desarrollo pulmonar de los niños, causándoles un envejecimiento prematuro de sus pulmones por la inhalación de ozono, micropartículas y dióxido de nitrógeno derivado principalmente de los gases producidos por los vehículos.

El déficit pulmonar eleva el riesgo de desarrollar enfermedades obstructoras de los pulmones más adelante en la vida, así como crecientes padecimientos cardiovasculares y mortalidad general.

En los últimos años la Organización Mundial de la Salud ha insistido en que el medio ambiente es uno de los factores que influyen de forma más decisiva en por lo menos 30% de las defunciones infantiles todos los años. La exposición a riesgos ambientales perjudiciales para la salud puede comenzar incluso antes del nacimiento por la exposición a metales como el plomo en el aire, plaguicidas, disolventes, contaminantes orgánicos persistentes, mercurio en los alimentos que, así como otras sustancias químicas, pueden tener efectos a largo plazo, a menudo irreversibles, como infertilidad, abortos espontáneos y defectos de nacimiento.

Una gran cantidad de problemas ambientales y sanitarios tiene soluciones tecnológica y económicamente muy accesibles, como por ejemplo la filtración y desinfección del agua para disminuir la frecuencia de enfermedades diarreicas, o el cambio de las estufas en las zonas rurales que permiten no solamente incrementar la eficiencia del combustible utilizado, generalmente leña o carbón, sino sobre todo porque permiten mejorar la calidad del aire en el interior de las habitaciones.

Adicionalmente el adecuado almacenamiento y disposición final de residuos peligrosos y tóxicos, sustancias químicas y contaminantes orgánicos persistentes, evitará que los menores de edad puedan entrar en contacto con dichas sustancias nocivas, tanto en sus casas como en el exterior con los tiraderos a cielo abierto.

Y finalmente, está claro que la educación en aspectos sanitarios pero también en el cuidado y atención del medio ambiente hará que los hogares presten mayor atención a los riesgos ambientales presentes en sus comunidades, a efecto de estar mejor preparados para reducir o eliminar la exposición de los niños a los contaminantes.

One response to this post.

  1. es bueno q ayuda al medio ambiente
    es q aro
    uno q trata de ayudar x mas q se puede no se puede es

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: