Tránsito y contaminación en Quito, Ecuador


La capital de los ecuatorianos es una de las ciudades más hermosas de América, no solo por sus antiguas joyas arquitectónicas, sino por el bello paisaje que la rodea. Pero Quito tiene dos graves problemas que afectan a sus habitantes y visitantes, y que están íntimamente relacionados: la dificultad del tránsito y la alta contaminación ambiental.

Los graves problemas de flujo del tránsito, en la mayor parte del día, hacen que los vehículos aumenten el tiempo para recorrer entre dos sitios, lo que no solo afecta a las actividades de los ciudadanos sino que aumenta la contaminación que produce la quema de más combustible. Aliviar, si no es posible solucionar esos problemas, debe ser fundamental en la acción municipal.
Escuché un debate sobre estos temas entre los candidatos a la Alcaldía de Quito, Antonio Ricaurte y Augusto Barrera, quienes presentaron interesantes propuestas.

Es fundamental establecer un sistema integrado de transporte público, en el que los buses urbanos coordinen sus rutas con la Ecovía, el trole y otras líneas rápidas de transporte que puedan establecerse. Para disminuir la contaminación, todas estas rutas exclusivas deben ser eléctricas y para no entorpecer el tránsito vehicular, los buses regulares deben salir de esas vías, como ha sucedido en Guayaquil y en otras urbes en las que se ha implementado estos modernos sistemas. Es muy importante integrar el sistema existente antes que agregar nuevas rutas rápidas, las que deberán incluir trenes eléctricos que lleguen a las áreas periféricas, entre estas al nuevo aeropuerto.

Se deben construir parqueaderos aledaños a estaciones de transporte para que habitantes de los valles puedan utilizar con comodidad el sistema público y dejar sus vehículos fuera de la ciudad. Para descontaminar el Centro Histórico, la solución sería instalar un tranvía que lo recorra y ubicar parqueaderos convenientemente para eliminar el tránsito de vehículos privados.

Hace casi 30 años se hicieron pasos deprimidos en la 10 de Agosto y esa sigue siendo la única vía rápida que existe. Otras vías, como la 6 de Diciembre y la Amazonas, deben tener pasos a desnivel para facilitar el tránsito. Por algún motivo que no llego a entender, en Quito no se ha construido pasos elevados para disminuir los terribles embotellamientos que se producen en la urbe. Se supone que estos afearían a la ciudad, pero Guayaquil es un ejemplo en el mundo, de como esos pasos elevados han sido decorados con hermosas obras de arte que hacen atractivos a estos útiles elementos de infraestructura vial.

Haría bien el Alcalde electo si analiza cómo otras ciudades latinoamericanas han disminuido los problemas de tránsito y contaminación sin construir costosísimos sistemas subterráneos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: