Posts Tagged ‘cambio climático’

Cambio climático Perú: más muertes en 2030

Si no se toman acciones ahora, se reportarán un millón de decesos al año. Perú con vulnerabilidad “alta” frente a este problema, según un estudio.
Al menos cinco millones de personas morirían para el 2020 por el cambio climático, pero se calcula que se reportarían un millón de decesos anuales a partir del 2030 si no se toman medidas correctivas al respecto, alertó un estudio difundido hoy en la XVI Conferencia de las Partes de la ONU sobre Cambio Climático que se celebra en la ciudad mexicana de Cancún.

La investigación “Monitor de la vulnerabilidad climática 2010”, elaborada por la organización DARA con el apoyo del Foro de Vulnerabilidad Climática, estima que cerca de 350.000 personas pierden la vida actualmente en el mundo por temas relacionados con el cambio climático.

También revela la vulnerabilidad particular de 184 países y los impactos que podrían padecer en el corto plazo, de acuerdo con una escala de niveles “bajo”, “moderado”, “alto”, “severo”, o “agudo”, que se determina según los impactos estimados que podrían experimentar dichas naciones en salud, clima, pérdida de hábitat humano, entre otros puntos.

Entre los 50 países con vulnerabilidad “alta” está Perú junto a China, Ecuador, Cuba, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Panamá, España, Venezuela, Estados Unidos y Rusia.

Anuncios

Salvar la tierra no es caro!

Mario Molina Premio Nobel de Química. El descubridor del agujero en la capa de ozono dedica sus esfuerzos a la lucha contra el cambio climático.
El científico mexicano Mario Molina clausuró ayer la conferencia internacional sobre cambio climático que se ha celebrado en San Sebastián con una intervención en la que se mostró optimista por los resultados que se pueden lograr en la defensa del medio ambiente. Molina, que recibió en 1995 el premio Nobel de Química por ser uno de los descubridores del agujero en la capa de ozono, reconoce que el ser humano «tiene la capacidad de crear desastres a nivel global» pero sostiene que las medidas drásticas que será necesario tomar para hacer frente al cambio climático «tienen un impacto económico relativamente menor».
– ¿Cuando en 1974 descubrió el agujero en la capa de ozono sintió que veía el fin del mundo?
– Sí fue un poco preocupante. Lo que hicimos mi colega Sherwood Rowland y yo fue una predicción de que algo le iba a pasar a la capa de ozono, pero en aquel momento todavía no había ningún dato concreto. Se empezaron entonces a hacer mediciones para ver si nuestra teoría era cierta o no y lo que sucedió es que diez años después apareció el agujero de la capa de ozono y quedó demostrado lo que habíamos previsto; se comprobó que eso se debía a la emisión de gases CFC que se usaban como refrigerantes o en envases de aerosol. Por fortuna, todo culminó en un acuerdo internacional que estableció que no se produjeran estos compuestos industriales, así es que el problema está ya casi resuelto aunque estos compuestos permanecen en la atmósfera muchas décadas. Lo que estamos viendo ahora es lo que se emitió el siglo pasado, que todavía está ahí, aunque ya ha empezado a reducirse.
– Si no hubiera descubierto el agujero en la capa de ozono viviríamos más tranquilos.
– El agujero en la capa de ozono y los efectos en la capa se habrían notado de todas formas. Lo que nosotros hicimos fue no sólo anticiparlo sino conectarlo con actividades de la sociedad. La gran diferencia es que habiendo establecido que no era un fenómeno natural, existía la posibilidad de repararlo, y eso fue lo que pasó.
– ¿Si no se hubiera hecho nada viviríamos peor?
– Hay cálculos de que si se hubiera continuado con la producción y emisión de compuestos como los gases CFC el efecto sería enorme en la actualidad. La capa de ozono nos protege de los rayos ultravioleta del sol, así que tendríamos mucha mayor intensidad de esta radiación, que es dañina para los humanos. Las consecuencias las habríamos visto ya.
– ¿Y las consecuencias en usted? Su descubrimiento le ha convertido en un defensor del medio ambiente.
– Pues sí, lo que hicimos mi colega y yo después de tener este descubrimiento es tomar la clara decisión de que teníamos la responsabilidad de comunicar esta situación a la sociedad, que no podíamos quedarnos únicamente en el mundo científico. Es lo que hicimos con el apoyo de las academias de ciencias y de la comunidad científica. Hay grupos ambientalistas que juegan un papel importante porque promueven la protección al medio ambiente en términos generales, pero nosotros estamos más apegados a la ciencia promoviendo que se resuelva el problema del cambio climático en los órganos de decisiones y comunicándoselo a la sociedad para que dé el apoyo necesario.
– Hay grupos que no creen en el cambio climático.
– El cambio climático es, como el de la capa de ozono, un problema claramente global, no importa en qué parte del mundo haya emisiones, hay que reducirlas porque afecta a todo el planeta. A pesar de que la evidencia científica está muy clara, es cierto que hay grupos que no creen en la ciencia ni en el cambio climático, aunque no forman parte de los grupos de expertos. Entre los expertos en clima habrá dos o tres que cuestionan no tanto la ciencia sino lo que debe hacer la sociedad. La gran mayoría de las personas que dudan no tienen base científica.
– ¿Por qué yo como individuo voy a luchar contra el cambio climático si los gobiernos no se ponen de acuerdo para hacerlo?
– En el caso de la capa de ozono la solución la buscaron los gobiernos, por lo que lo único que tenían que hacer las personas era apoyar a su gobierno. El costo fue mínimo, la sociedad seguía usando refrigeración y envases de aerosol pero con otros compuestos. Con el cambio climático existe una solución parecida. La participación individual consiste en apoyar a los gobiernos, pero la idea es que no hay que hacer sacrificios. Es un cambio que no requiere sacrificios.
– En la primera jornada de la Conferencia en San Sebastián se reivindicó el papel de las ciudades en la adopción de medidas concretas contra el cambio climático frente a la lentitud de los gobiernos.
– Acaba de celebrarse en México una reunión muy importante en la que han participado cientos de alcaldes de ciudades para ponerse de acuerdo. Han firmado un compromiso para tomar medidas a nivel local sabiendo que ésta es una manera de presionar a los gobiernos de cada país.
– ¿Podemos ser optimistas pese a todo?
– Sí, sí, porque esto tiene una solución relativamente barata. El caso de la capa de ozono ya se resolvió, pero es el único ejemplo que existe de un problema global. Para luchar contra el cambio climático hay que tomar medidas drásticas, son cambios muy importantes porque estamos hablando de una revolución cultural y económica que precisaría dejar de utilizar combustibles fósiles, pero lo sorprendente es que las medidas necesarias tienen un impacto económico relativamente menor, del orden del uno o dos por ciento del PIB mundial y, en cambio, el costo de los daños puede ser mucho mayor. Si quieren resolver el problema, la mayor parte de los países podrá hacerlo.
– Y no será muy caro.
– Exacto. En el caso del cambio climático salvar la Tierra es barato.
– Cuando se descubrió el agujero en la capa de ozono se vio lo que somos capaces de hacer los humanos en el planeta. ¿Somos los jinetes del Apocalipsis?
– Podemos serlo. Ya no cabe duda de que tenemos la capacidad de destruir la Tierra, aunque hay gente que piensa lo contrario porque el planeta es muy grande. Lo que está claro es que la humanidad ya ha cambiado la mitad de la superficie terrestre porque es la fuerza dominante y tampoco cabe duda de que podemos cambiar la atmósfera. Que como humanidad tenemos la capacidad de crear desastres es algo que a nivel local sabemos desde hace mucho tiempo, lo que está ahora muy claro es que eso también ocurre a nivel global.mario molina y el cambio climatico

La Cumbre de Copenhague sobre el cambio climático, avanza sin cerrar un acuerdo global

Las negociaciones de carácter más técnico de la Cumbre del Clima de Copenhague siguen sin cerrar los aspectos más elementales para la consecución de un acuerdo global contra el calentamiento global a pocas horas del comienzo del tramo más político, con el desembarco de los ministros, primero, y de los más de 110 jefes de Estado y de Gobierno en la capital danesa. El secretario general de la Convención de la ONU sobre Cambio Climático, Yvo de Boer, advirtió esta tarde de que las conversaciones van “muy lentas”.
En los textos de borrador que aparecieron durante la jornada, no aparecen objetivos de reducción de emisiones para los países ricos a 2020, ni cifras de financiación ni una referencia clara a la naturaleza jurídica del futuro pacto internacional.
El portavoz de Intermón Oxfam, José Antonio Hernández de Toro, explicó que en estos textos, lo más relevante son las “ausencias”. Lamentó que no se haga referencia al fondo de adaptación, que no se clarifique que el incremento de recursos no se detraerá de la ayuda oficial al desarrollo y que éstos tienen que ser públicos; así como la desaparición de los textos del principio de ´quien contamina, paga´ y de la priorización a los países más vulnerables en la financiación para la adaptación al calentamiento.
Por otra parte, continuaron los reproches públicos entre las partes, que se exigen más compromisos. Así, la UE reclamó de nuevo a China y Estados Unidos incrementar sus compromisos en la lucha contra el cambio climático porque emiten la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que se vierte a la atmósfera en todo el planeta. Mientras, la delegación estadounidense se defendía de las críticas de la UE asegurando que su propuesta supone un esfuerzo equivalente al del resto de países desarrollados.
El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, quiso dar ayer un impulso a las negociaciones climáticas. “Tenemos la oportunidad real de cambiar el rumbo de nuestra historia. El momento está aquí, lo vemos en todos los sectores de nuestra sociedad”, aseguró.
El secretario general alertó, además, de que el tiempo de demandas poco razonables ha pasado y ha llegado el momento del consenso. “Una vez más, estamos en el comienzo de una nueva era. Gracias por vuestro compromiso”, destacó. Sin embargo, Yvo de Boer advirtió de que los progresos alcanzados en la cumbre “no son suficientes” para presentarlos como un éxito. “El tiempo se acaba”, aseguró. Así, insistió en que no se trata de lograr la victoria de un país sobre otro sino de celebrar que se ha asegurado un futuro.

E.E.U.U. involucrado en la lucha contra el cambio climático y la contaminación mundial

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, ha afirmado que su país «ya no estará más ausente» de la lucha contra el cambio climático. El gobierno del presidente Obama «está plenamente involucrado y preparado para liderar» la lucha contra el cambio climático, y decidido a actuar rápidamente para afrontar esta «amenaza» global.
En su discurso de inauguración del Foro de las Mayores Economías sobre Energía y Clima, que reúne a representantes de las 17 economías más grandes y de países emergentes, así como de la Unión Europea (UE) y de la ONU, Clinton repitió hasta tres veces que Estados Unidos asumirá un papel clave en las deliberaciones y negociaciones para frenar el cambio climático.
«EE.UU. está plenamente involucrado y preparado para liderar, y vamos a actuar», ha dicho al comienzo de su intervención en la sala de conferencias Loy Henderson del Departamento de Estado, donde se reúnen hoy y mañana ministros de Medio Ambiente, de Exteriores y de Energía de los países responsables del 75 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Recuperar el tiempo perdido
La jefa de la diplomacia estadounidense ha señalado que el nuevo Gobierno de Washington pretende recuperar el tiempo perdido con la anterior administración, que presidió George W. Bush.
EE.UU. estará representado en esa cumbre por el asesor del Consejo de Seguridad Nacional para Asuntos Económicos Internacionales, Michael Forman, y el enviado especial para el Cambio Climático, Tod Stern.
«Estados Unidos ya no estará más ausente», dijo Clinton, al agregar que la Casa Blanca está haciendo del cambio climático «un foco central de su política exterior». La secretaria de Estado empleó un símil deportivo para afirmar que el gigante norteamericano «ha vuelto a unirse al partido» que se juega en la política internacional para frenar el cambio climático.
En este contexto, ha explicado que la nueva Administración «se está moviendo rápidamente» en esta materia. Clinton se refirió a la medida tomada por la Agencia de Protección Ambiental (APA) el 17 de abril, cuando declaró al dióxido de carbono (CO2) y otros cinco gases como «contaminantes y perjudiciales para la salud», en un giro radical a la política del gobierno de Bush.
El presidente de EEUU, Barack Obama, ha dicho Clinton, ha propuesto un límite basado en mercados amplios que incluirá, si prospera, un objetivo obligatorio a nivel nacional para 2050, cuando se prevé una reducción del 80 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero.
El Gobierno estadounidense ha incluido 80.000 millones de dólares en su plan ante la crisis económica para financiar e invertir en el desarrollo de energías renovables con el objetivo de duplicar el suministro nacional de energía sostenible durante los próximos tres años.
La reunión de hoy es la primera de varias antes de la celebración en julio del Foro de las Mayores Economías sobre Energía y Cambio Climático en la isla de La Magdalena (Italia), organizada por el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi. El foro, lanzado el 28 de marzo por el presidente Obama, pretende servir de marco para generar un diálogo sobre asuntos claves en materia de cambio climático y energético, crear el liderazgo necesario para lograr un resultado satisfactorio en la conferencia de sobre el clima de Copenhague y avanzar en ideas e iniciativas concretas para fomentar la energía renovable y reducir las gases tóxicos.

Aumenta contaminación del aire en Guatemala

Caminar por zonas de la Ciudad de Guatemala con fuerte tránsito de vehículos se ha convertido en un riesgo para la salud, ya que las emisiones de gases de esos automotores contribuyen a que se superen las cantidades recomendadas de contaminación ambiental.

Según los monitoreos de la calidad del aire, efectuados por la Unidad de Medición de Aire, de la Facultad de Ciencias Químicas, de la Universidad San Carlos (Usac), al ritmo que aumenta el parque vehicular de la ciudad —calculado en 893 mil automóviles, según datos de la Superintendencia de Administración Tributaria— también crecen las emisiones de gases contaminantes, generando Smog.

La Usac hace mediciones en seis puntos: calzada San Juan, zona 7; Museo Usac, zona 1; Insivumeh, zona 13; de la avenida Petapa a la entrada de la Usac y edificio T-12 de la Usac, zona 12, y en las instalaciones del Instituto Nutricional de Centroamérica y Panamá, en la calzada Roosevelt, zona 11.

En esos lugares mide todo el año los niveles de Partículas Totales en Suspensión (PTM), Partículas Menores a 10 micras (PM10), dióxido de nitrógeno (NO) y dióxido de azufre (SO2), además de la lluvia ácida. Casi todos rebasan las cantidades recomendadas.
Niveles altos

Los niveles que sobrepasaron en el 2008 las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud fueron los de PTM, con 143 miligramos por metro cúbico (el valor recomendado es 75 mg/m3); los de PM10, con 80 miligramos por metro cúbico (aconsejado, 20) y los de SO2, 46 miligramos por metro cúbico (recomendación de 20).

Las cantidades de NO2, en cambio, no llegaron a los límites, con 38 miligramos por metro cúbico, frente a los 40 sugeridos.

John Álvarez, encargado del laboratorio de la Usac, señaló que son muy notorios los niveles que se detectan de lluvia ácida.

Dado que los puntos de medición son siempre zonas de gran tránsito vehicular, Álvarez aconsejó evitar las caminatas, para no afectar la salud.
Riesgos:

Si se inhalan de manera continua, las emisiones de los vehículos de combustión por gasolina y diésel pueden causar un aumento de las enfermedades cardiorrespiratorias y cáncer de pulmón. Este problema existe en los seis puntos monitoreados.

Entre los efectos que producen están irritación de mucosas de ojos y nariz, mareos, dolor de cabeza y náuseas, tos irritativa, debilidad y confusión, ya que estas sustancias provocan falta de oxígeno en el organismo, según el médico José Manuel Arriola, coordinador de la Emergencia de Adultos, del Hospital Roosevelt.

En una escala superior, estar expuesto continuamente a estos gases puede originar intoxicaciones agudas, cefaleas crónicas e incluso parálisis. Es dañino para bebés y personas con anemia o que sufren de asma o neumonía.

El problema, en opinión de Arriola, es el desconocimiento de la población sobre las consecuencias de inhalar estos tóxicos, debido a que los síntomas suelen asociarse a infecciones. En época seca del año, el número de personas afectadas se incrementa, debido a que no cae lluvia que limpie el ambiente.
Sin legislación

No hay legislación en el país que regule la emisión de gases por vehículos. Según Julio Campos, de la Unidad de Cambio Climático, del Ministerio de Ambiente, está en proceso un reglamento para los automóviles terrestres, que limitaría la cantidad de gases a emitir.