Posts Tagged ‘México’

México tiene una de las tres mas contaminadas ciudades del mundo (y no es el DF)

Una nueva medición acerca de la contaminación a nivel mundial confirma la ubicación de Mexicali entre las ciudades con más polución existente en el medio ambiente.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la capital de Baja California es la tercera de las 20 urbes mayormente contaminadas del mundo.

Una publicación del prestigiado semanario The Economist muestra una gráfica de las 20 economías más grandes del mundo, en la que aparece Mexicali en tercer lugar, luego de Ludhiana en India y Lanzhou, en la provincia noroccidental de Gansu.

La OMS midió la cantidad de partículas PM10 (partículas de 10 micras o menos por metro cúbico) e hizo una comparación entre países.

Con esta información se confirma lo publicado por LA VOZ de la Frontera hace unas semanas en un reportaje de José Mercado donde se destacó que Mexicali aparecía en la posición tercera como la ciudad más contaminada del mundo, sólo debajo de Mongolia y Madagascar y en el mismo nivel de Kuwait, según la OMS.

En la emisión de partículas PM10, Mexicali, según el dato de esa fecha, ocupa el lugar 34 y en el 88 se localiza Tecate, pero en lo relativo a las partículas PM2.5 microgramos, mucho más pequeñas y nocivas para la salud, de acuerdo al mismo listado de la OMS, aparece el valle de Mexicali en el lugar 4, la zona metropolitana de Monterrey en el sitio 18 y la del Valle de México en el 20.

Contaminación y salud infantil en México

De acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen en el mundo más de 600 millones de niños menores de cinco años y cada año mueren más de 3 millones por causas y afecciones relacionadas con el medio ambiente.

La contaminación del agua, el aire, la ausencia de sanidad, los riesgos por exposiciones prolongadas a químicos y tóxicos, la radicación ultravioleta, así como los ecosistemas degradados, son factores del medio ambiente que ponen en riesgo a millones de niños en todo el planeta y México no es la excepción.

La OMS estima que unas 7 mil personas mueren cada año en nuestro país a consecuencia de la contaminación atmosférica. De hecho, un estudio realizado por expertos mexicanos y estadounidenses concluye que la contaminación atmosférica de la ciudad de México afecta el desarrollo pulmonar de los niños, causándoles un envejecimiento prematuro de sus pulmones por la inhalación de ozono, micropartículas y dióxido de nitrógeno derivado principalmente de los gases producidos por los vehículos.

El déficit pulmonar eleva el riesgo de desarrollar enfermedades obstructoras de los pulmones más adelante en la vida, así como crecientes padecimientos cardiovasculares y mortalidad general.

En los últimos años la Organización Mundial de la Salud ha insistido en que el medio ambiente es uno de los factores que influyen de forma más decisiva en por lo menos 30% de las defunciones infantiles todos los años. La exposición a riesgos ambientales perjudiciales para la salud puede comenzar incluso antes del nacimiento por la exposición a metales como el plomo en el aire, plaguicidas, disolventes, contaminantes orgánicos persistentes, mercurio en los alimentos que, así como otras sustancias químicas, pueden tener efectos a largo plazo, a menudo irreversibles, como infertilidad, abortos espontáneos y defectos de nacimiento.

Una gran cantidad de problemas ambientales y sanitarios tiene soluciones tecnológica y económicamente muy accesibles, como por ejemplo la filtración y desinfección del agua para disminuir la frecuencia de enfermedades diarreicas, o el cambio de las estufas en las zonas rurales que permiten no solamente incrementar la eficiencia del combustible utilizado, generalmente leña o carbón, sino sobre todo porque permiten mejorar la calidad del aire en el interior de las habitaciones.

Adicionalmente el adecuado almacenamiento y disposición final de residuos peligrosos y tóxicos, sustancias químicas y contaminantes orgánicos persistentes, evitará que los menores de edad puedan entrar en contacto con dichas sustancias nocivas, tanto en sus casas como en el exterior con los tiraderos a cielo abierto.

Y finalmente, está claro que la educación en aspectos sanitarios pero también en el cuidado y atención del medio ambiente hará que los hogares presten mayor atención a los riesgos ambientales presentes en sus comunidades, a efecto de estar mejor preparados para reducir o eliminar la exposición de los niños a los contaminantes.